miércoles, 30 de julio de 2008

ANALISIS DEL PROGRAMA DEL MÓDULO DE ORIENTACIONES CURRICULARES EN EDUCACIÓN INICIAL


Índice


INTRODUCCIÓN………………………………………………………………….. 3

DESARROLLO TEMÁTICO

1. La Educación es una Entrega Permanente de Nuestras Vidas……..………..4-5

CONCLUSIÓN………………….............................................................................. 6

BIBLIOGRAFÍA…………………………………………………………………... 7-8

























Introducción

En el curso “Orientaciones Curriculares en Educación Inicial”; nos ha correspondido realizar un análisis acerca del programa semestral presentado por nuestros académicos.
Durante este análisis, hemos decidido detenernos en la escasa profundización en cuanto a las guías y orientaciones para que nuestra formación profesional de cuenta la misión de la institución en la cual nos estamos educando; pero además de ello, la importancia del SABER SER, postulando a que nuestra Universidad debiera fomentar en planes y programas de estudio esta área que se presenta indispensable para responder a las exigencias educativas y demandas sociales, debido a que como seres humanos, dependemos de las personas que nos rodean, son ellos los que marcan nuestros pasos a seguir, reglas…cultura, ya que somos seres sociales.
Lo que buscamos como humanos es lograr explotar al máximo nuestras áreas del saber saber, saber hacer y saber ser, exclusivamente la última, ya que es esa la que nos entrega las herramientas primordiales para sobrevivir en el mundo globalizador de hoy, pues nos entrega los valores, las pautas de convivencia, entre otros.
Punto fundamental del análisis al programa es la falta de contenidos del Saber SER, siendo que es éste el que nosotras como futuras Educadoras de Párvulos trabajaremos más fondo con los niños y niñas…entonces…¿Cómo cumpliremos ese rol de inculcar valores, siendo a que nosotras como alumnas no nos entregan esas herramientas en la obtención de una carrera profesional?
Para la preparación de este informe, son muchos los factores que influyen, además de las preferencias particulares y objetivos propuestos. Sin embrago, como cualquier otro documento, éste puede ser discutible puesto que incluye algunos sustentos de estudiosos, aparte de nuestros aportes personales.
Comenzaremos nuestro recorrido con una oración que nos presenta en globalidad reflexiva el tema, para luego desarrollarse con algunos fundamentos y propuestas que si bien no son concretas… reflejan nuestras inquietudes e interéses como profesionales en formación.


“La educación es una entrega permanente de nuestras vidas”.

Hemos querido comenzar el análisis del programa, con la premisa que nuestra carrera además de ser una carrera vocacional, es netamente de servicio; y por ello, debiera estar reflejado dentro de la programación semestral, de lo contrario, podríamos decir que vamos remando sin un horizonte claro.

Nos encontramos en una universidad católica, y es por ello, que no podemos dejar fuera la importancia de que nuestro quehacer profesional esté en concordancia con la doctrina social de la iglesia, equilibrando además, las necesidades y demandas de la sociedad.

Nos llama enormemente la atención, que siendo la misión de nuestra universidad, una misión evangelizadora, una comunidad de conocimiento y aprendizaje integral e inspirados por la fe y la ética cristiana; en el módulo se profundice tan poco en cuanto a la orientación y guía para que nuestra formación profesional dé cuenta de la misión de la institución en la cual nos estamos educando.

Si bien necesitamos manejar ciertos contenidos desde el saber; dentro del saber hacer y el saber ser, el programa del módulo debiera presentar unidades de competencias más comprometidas a la humanización, que se concrete en los desempeños. A lo largo del programa este tema no está ausente, pero en la hoja 3, donde se encuentran los contenidos desde las tres áreas de desarrollo; pareciera ser que el SABER está siendo más importante que los otros dos… ¿Qué ocurre con esto? (ver imagen al inicio).


Luego en la estrategia formativa del saber SER se evaluará análisis, reflexiones, emisión de juicios de valor acerca de la acción, pero ¿quien evaluará la acción del saber SER?. En el Dominio del Marco para la Buena Enseñanza, aparece la reflexión como un pilar fundamental en el quehacer profesional, pues ésta establece una comprensión de los fenómenos y un análisis de las distintas formas de abordar los problemas; y, como profesionales en formación consideramos 100% válido adquirir esta competencia; quizás de esta manera nuestros académicos buscan reforzar en nosotras el saber SER, pues la reflexión nos podrá orientar en nuestra preparación para ser capaces de elaborar criterios racionales y propuestas argumentadas que nos permitan concretar nuestro fines generales en proyectos de intervención en situaciones especificas. En consideración, esto nos llevaría a ser meditadores de nuestras acciones… pero ¿Quién asegura que nuestros análisis, racionamientos lógicos o juicios reflexivos sean correctos?.

Estos nos presenta una gran inquietud, pues las demandas educativas están orientadas a la humanización de los educando, y si nuestra formación desde el saber SER no nos empapa de humanidad… ¿Cómo aseguramos nuestro compromiso con las futuras generaciones?, tal vez podamos dominar sistemas y acciones, pero ¿si no logramos humanizar?.

No podemos simplificar la educación a seguir traspasando bagaje cultural y otros; tenemos que potenciar aún más al ser humano en todas sus áreas.

La educación se basa en la visión de hombre para planificar procesos educativos, y en esta planificación debe estar establecida implícitamente el carácter de globalidad que debe tener nuestro programa educativo, esto ayudará igualmente para ubicar en un contexto relacionado ese conjunto de factores: SABER SABER, SABER HACER y SABER SER, y darle a cada uno su dimensión y lugar.
No basta con tan solo explicitar en la programación más profundamente el SABER SER, sino, más bien asegurar plenamente el desarrollo pleno de quienes nos estamos formando para ser constructores de la sociedad… una sociedad más humana. Pues, si no conocemos la práctica de la palabra humanizarse, difícilmente podremos transmitirla.
Edgar Morín (1999) dice al respecto: “Transformar la especie humana en verdadera humanidad se vuelve el objetivo fundamental y global de toda educación” y Maritain afirma que “La primera finalidad de la educación es formar al hombre o más bien, guiar el desenvolvimiento dinámico, por el que el hombre se forma a sí mismo a llegar a ser un hombre”.
Teniendo en cuenta esta postura podemos declararla y desarrollarla en los procesos de nuestra formación profesional y luego trasmitirla a las futuras generaciones.






Conclusión

Para finalizar, podemos decir que, replantearse los criterios de realización, contenidos y estrategias o actividades en cuanto al SABER SER, es una buena posibilidad para explicitar la importancia de ésta área en nuestra formación profesional, para que esta responda además a nuestros intereses, a las exigencias educacionales y a las demandas sociales.
Pareciera ser que el SABER SER nos presenta amplias posibilidades de desarrollarnos plenamente, pero la educación ha intentado años formarnos integralmente, lamentablemente aún la función más directa y evidente de los procesos educativos continúa siendo la transmisión de conocimientos y bagaje cultural… si nuestra universidad nos plantea una nueva visión de la educación a través de su misión, ¡atrevámonos!, el mundo demanda a gritos humanización y debemos ser nosotros quienes teniendo esas competencias transversales, podamos aportar y cubrir esa gran necesidad.
Porque… ¿De qué sirve ganarnos el mundo, si nos perdemos a nosotros mismos?.
















Bibliografía

“Discurso al Mundo de la Cultura y Constructores de la Sociedad”
Juan Pablo II
Universidad Católica del Maule
2007

“Los Siete Saberes Necesarios para la Educación del Futuro”
Edgar Morín
UNESCO
1999

“Moral de Discernimiento”
Tomo I: Hacia una Moral Libertadora
Tony Mifsud S.J.
1-168 pág
1984

“En Torno a la Educación Permanente”
Ediciones ISECH
Manuel Pereira López
154 pág
Santiago Chile
1981

“En Torno a la Educación Permanente”
Manuel Pereira López
10 pág
Santiago Chile
1977

“El Currículo en el Jardín Infantil”
Peralta, María Victoria
Tercera edición
Editorial Andrés Bello
Santiago, Chile
2002


“La Educación en este Momento”

Ediciones Dáscleres de Brourver

11-12 págs.

Buenos Aires, Argentina

1965

No hay comentarios: